10 maneras en que Dios es el padre perfecto (en caso de que el tuyo no lo fuera)

Si tienes heridas en tu vida debido a un padre menos que perfecto, no estás solo.

Habiendo ministrado a mujeres, y parejas, durante más de 30 años, he escuchado las historias de padres ausentes, padres abusivos, padres emocionalmente distantes y padres exigentes o controladores, todo lo cual puede afectar negativamente nuestra percepción de nuestro Padre Celestial .

Las Escrituras dicen que los caminos de Dios son "perfectos" (Salmo 18:30), que Él es un "Dios fiel que no hace nada malo", y que es "recto y justo" (Deuteronomio 32: 4). Eso lo convierte en el Padre perfecto que nunca tuviste.

Si no tuvo un padre que fuera accesible, amoroso y tuviera lo mejor en mente, Dios, como su Padre Celestial, está esperando más que compensar lo que nunca tuvo. Aquí hay 10 formas en que Dios es el Padre perfecto, en caso de que el suyo no lo fuera:

1. La paciencia y la bondad de Dios nunca se acaban.

Si alguna vez has sentido que agotaste la paciencia o la amabilidad que tu padre tuvo alguna vez, no tienes que preocuparte por extender demasiado a tu Padre Celestial. El Salmo 103: 17 dice: "desde la eternidad hasta la eternidad, el amor del Señor está con los que le temen, y su justicia con los hijos de sus hijos". Y el Salmo 106: 1 dice: "porque él es bueno; su amor perdura para siempre ".

Eso significa no solo que la paciencia y la bondad de Dios nunca se desgastan, sino que la capacidad de Dios para perdonarte nunca disminuye. El Salmo 103: 12 nos asegura: “Tan lejos como el este está del oeste, hasta ahora Él ha quitado nuestras transgresiones de nosotros”. Eso significa que su Padre Celestial tampoco guarda rencor ni menciona su pasado.

2. Dios el Padre siempre es accesible.

Dios nunca tiene un mal día, nunca está de mal humor y nunca está demasiado ocupado o distraído para su hijo. Cuando estás en relación con Su Hijo, Cristo Jesús, tienes acceso completo al oído de tu Padre Celestial, Su corazón, Su atención enfocada. Hebreos 4:16 nos dice que podemos "acercarnos con confianza al trono de la gracia, para que podamos recibir misericordia y encontrar gracia para ayudar en tiempos de necesidad".

Además, el Salmo 121: 3 nos dice que Dios no dejará que nuestros pies resbalen porque nunca duerme. Y en el Salmo 138: 3, David cantó: “Cuando llamé, me respondiste; me animaste mucho ", haciéndonos saber que Dios nunca está demasiado ocupado para escuchar nuestros gritos y venir a nuestro rescate.

3. Dios nunca tendrá que ganarse su amor.

Es posible que haya sentido que tenía que ganarse el amor y el respeto de su padre logrando grandes cosas para que se sienta orgulloso de usted. Dios no es un padre así. Romanos 5: 8 nos dice que "Dios demuestra su propio amor por nosotros en esto: mientras aún éramos pecadores, Cristo murió por nosotros".

Mientras aún éramos pecadores. Mientras todavía lo estábamos soplando. Mientras no estábamos a la altura. Mientras estábamos ajenos a Él y a Su amor, Él envió a Su Hijo a morir por nosotros. Eso es amor incondicional, sacrificado y es diferente a todo lo que puedes experimentar en esta tierra. Dios es un Padre que eligió amarte y no hiciste nada para ganártelo.

4. Nunca lo volarás lo suficiente como para perder su amor.

Como no había nada que pudieras hacer para ganarte el amor de tu Padre Celestial, no hay nada que puedas hacer para perderlo . Romanos 8: 38-39 nos dice: "Ni la muerte ni la vida, ni los ángeles ni los demonios, ni el presente ni el futuro, ni los poderes, ni la altura ni la profundidad, ni ninguna otra cosa en toda la creación, podrán separarnos de nosotros. el amor de Dios que está en Cristo Jesús, nuestro Señor ".

En otras palabras, ninguna circunstancia, poder, persona, acción o inacción visibles o invisibles de tu parte pueden separarte del amor de Dios. Eso es poderoso Y esa es una promesa que solo tu Padre Celestial tiene el poder de cumplir. Toda persona en esta tierra que afirme quererte y que nunca te abandone seguirá estando separada de ti (al menos temporalmente) a través de su muerte o la tuya. Pero la Palabra de Dios promete que incluso en la muerte no hay separación del amor de Dios jamás (2 Corintios 5: 8).

5. Dios tiene lo mejor de ti en mente.

Es natural que los humanos sean egoístas y se consideren a sí mismos antes que nadie. Entonces, si tuvieras un padre desinteresado y dispuesto a sacrificar su propia comodidad por la tuya, tendrías un don: un vistazo de cómo es tu Padre Celestial. Las Escrituras nos dicen: "El que no escatimó ni a su propio Hijo, sino que lo entregó por todos nosotros, ¿cómo no nos dará, junto con él, todas las cosas con gracia?" (Romanos 8:32).

En Mateo 7:11, Jesús dijo: "Si tú, aunque eres malo, sabes cómo dar buenos regalos a tus hijos, ¡cuánto más dará tu Padre en el cielo buenos regalos a quienes le pregunten!" Dios no solo tiene la capacidad de darte todo lo que desees (siempre que sea bueno para ti), también conoce tu situación en el futuro y lo que será mejor para ti a largo plazo, así como eternamente.

6. Dios el Padre te ama lo suficiente como para disciplinarlo.

Es posible que tenga dificultades con esto, especialmente si su propio padre lo disciplinó por su ira, en lugar de por su amor. La Palabra de Dios dice en Proverbios 3: 11-12: "no desprecies la disciplina del Señor, y no te ofendas por su reprensión, porque el Señor disciplina a los que ama, como padre e hijo del que se deleita".

Las Escrituras también dicen: "El que perdona la vara odia a sus hijos, pero el que ama a sus hijos tiene cuidado de disciplinarlos" (Proverbios 13:24). ¿Alguna vez has tenido a Dios negándose a darte algo o quitarte algo que amabas? Confía en que tu Padre Celestial te estaba protegiendo de algo o te estaba disciplinando por amor, o ambos.

7. El tiempo de Dios es perfecto.

Dios no comete errores. Tampoco lo olvida. Y a diferencia de los padres humanos, su tiempo es siempre perfecto. Cuando Él te oculta algo, no es necesariamente porque está enojado o te castiga, o simplemente no escucha las preocupaciones en tu corazón. Las Escrituras nos dicen en el Salmo 84:11: "No es bueno que Él retenga a los que caminan erguidos".

Si estás caminando erguido y le estás pidiendo a Dios algo bueno y Él no está cumpliendo, o no es realmente bueno para ti o no es el momento . Confia en el. Confía en lo que sabe. Confía en su tiempo. Y confía en el proceso que te permite pasar. Él sabe dar buenos regalos en el momento justo.

8. Dios da la sabiduría generosamente.

¿Tuviste un padre que se contuvo de alguna manera? ¿Quién solo te dio consejos cuando lo aplicaste la última vez que lo repartió? ¿O quién solo te dio el mínimo de lo que necesitabas, o ni siquiera eso, para darte una lección o porque no confiaba en ti con el regalo? Tu Padre celestial no es así.

Santiago 1: 5 dice: "Si alguno de ustedes carece de sabiduría, deben preguntarle a Dios, que da generosamente a todos sin encontrar fallas, y se les dará". Ese versículo significa que su Padre Celestial nunca dirá: "Di tu sabiduría una vez antes y no la usaste, así que no te daré más ”. Él da sabiduría generosamente . A todos . Sin encontrar culpa.

9. Dios te permite tomar tus propias decisiones.

Si bien Dios tiene expectativas de usted, como podría tener su padre terrenal, no lo repudia ni se retira de su vida cuando selecciona un camino diferente. Un padre sabio, amoroso y paciente, espera. Y Él "hace que todas las cosas trabajen juntas para bien para los que aman a Dios, para aquellos que son llamados según Su propósito" (Romanos 8:28). Eso significa que cuando regresas a Su mejor plan para tu vida, descubres que también es algo que realmente querías, y descubres que Él puede usar esos errores para bien en tu vida a partir de ese momento.

10. Dios el Padre te conoce íntimamente.

Es una de las necesidades más profundas de la raza humana. Para ser íntimamente conocido . Sin embargo, a veces ocultamos quiénes somos realmente por miedo al rechazo o porque alguien puede perder interés en nosotros cuando descubren cómo somos realmente, las verrugas y todo eso. Las Escrituras dicen que tu Padre Celestial te conoce íntimamente.

En el Salmo 139, David dijo: “Me has buscado, Señor, y me conoces. Sabes cuando me siento y cuando me levanto; Percibes mis pensamientos desde lejos. Distingues mi salida y mi recostarse; estás familiarizado con todos mis caminos ” (Salmo 139: 1-3). Dios conoce tus pensamientos antes de que los pienses, tus palabras antes de que las digas y tus acciones antes de que las lleves a cabo. Y con todo ese conocimiento íntimo de ti, Él continúa amándote como el Padre perfecto.

Cindi McMenamin es una oradora nacional y escritora galardonada que ayuda a mujeres y parejas a fortalecer su relación con Dios y con los demás. Es autora de más de una docena de libros, incluyendo When Women Walk Alone (más de 130, 000 copias vendidas), When God Sees Your Tears, When a Woman superar las heridas de la vida, cuando Dios persigue el corazón de una mujer y dejar que Dios satisfaga sus necesidades emocionales. Para obtener más información sobre sus recursos para ayudar a fortalecer su caminar con Dios, su matrimonio o su paternidad, visite su sitio web: www.StrengthForTheSoul.com.

SIGUIENTE: 10 cosas que hacer en esta vida para morir bien

Destacados

  • 5 hermosas lecciones para padres que sufren de depresión
  • 10 camarillas que existen en cada iglesia


Artículos De Interés