10 versículos de la Biblia que nos enseñan cómo rezó Jesús

Anoche, cuando estaba arrancando el día en oración, me di cuenta de algo. Algo algo significativo. Pensé que lo que decía sobre mí era tan importante como lo que realmente creía sobre la oración.

Me sorprendió que, aunque a menudo rezo para dejar de preocuparme, siempre rezo a mitad de la lucha, en el calor de un pensamiento que se ha vuelto loco, como un cable con demasiada corriente y sin salida. Ahora, no diré que en ese momento es demasiado tarde, pero me pregunto, ¿por qué espero hasta ese punto, en lugar de salir a la defensiva?

¿Por qué no construyo un plan de acción, un plan de juego y un ataque?

para vencer la preocupación antes de que se vuelva salvaje?

Cuando no nos preparamos con grandes oraciones preventivas, nos preparamos como pobres.

Pero, cuando nos preparamos por adelantado, sin temor a pedir una liberación masiva,

Dios prepara nuestros corazones en lo inimaginable.

¿Por qué tenemos miedo de pedir lo enorme, lo impensable y lo que cambia la vida?

1. Tenemos miedo de que nuestro gran Dios solo nos brinde respuestas pequeñas y, por lo tanto, nos decepcione.

2. Nos sentimos culpables por no rezar oraciones justas, por eso rezamos oraciones vacías.

3. Nos preguntamos qué terminaremos creyendo acerca de Dios, si terminamos viendo que no se cumple.

4. Creemos que de alguna manera se supone que debemos conquistar, para lo que Dios está listo.

Sin embargo, Jesús, nos enseña a rezar oraciones sin restricciones, increíbles y sin censura. Vamos a ver.

10 Versículos de la Biblia: Cómo rezó Jesús

1. Pero Jesús a menudo se retiraba a lugares solitarios y rezaba. Lu 5:16

Estar solo le da a nuestra mente el espacio en blanco que necesita para conceptualizar las necesidades espirituales que transforman la vida.

2. Y yendo un poco más allá, cayó de bruces y oró, diciendo: Mi Padre, si es posible, deja que esta copa pase de mí. sin embargo, no como yo lo haré, sino como tú lo harás. Mt 26:39

Jesús no tuvo miedo de pedir una gran liberación. Nuestro gran Dios puede manejar grandes oraciones. De hecho, ama un corazón que cree por fe que puede hacer todas las cosas. ¡Solo pregúntalo!

3. Padre mío, si esto no puede pasar a menos que lo beba, se hará tu voluntad. Mt 26:42

Jesús sabía que la voluntad de Dios tiene prioridad sobre la voluntad terrenal. Cuando oramos, debemos dejar que nuestro corazón transmita necesidades, sin embargo, confiar en que Dios finalmente sabe lo que mejor necesitamos.

4. Y levantarse muy temprano en la mañana, cuando todavía estaba oscuro. Mk. 1:35

Jesús sabía que ver a Dios primero en su día, establece el fundamento de un día, en Dios. Cuando ponemos nuestros ojos matutinos en Dios, él nos mira con gran fuerza en nuestros días.

5. Padre nuestro que estás en los cielos, santificado sea tu nombre. monte 6: 9

Jesús sabía con quién estaba hablando, ¿verdad? Dios nos dice que el nombre del Señor es una torre fuerte, los justos pueden toparse con ella y están a salvo (Prov. 18:10). ¿Creemos esto?

6. Y no nos dejes caer en la tentación, sino líbranos del maligno. monte 6:13

Orar para ser liberado de lo que aún no ha golpeado, evita que tus pies sean barridos por debajo. Jesús nos enseña a orar de manera preventiva y por buenas razones.

7. Te alabo, Padre, Señor del cielo y de la tierra, porque has escondido estas cosas de los sabios y sabios, y las has revelado a los niños pequeños. Sí, padre, porque este fue tu placer. monte 11: 25-26

Jesús alabó a Dios por lo que el hombre fácilmente puede encontrar fallas. Alabado sea Dios por las cosas que no puedes entender. Cuando sabemos que un Dios bueno ha superado nuestros malos problemas, encontramos aguas tranquilas.

8. Pero he rezado por ti, Simon, para que tu fe no falle. Y cuando hayas regresado, fortalece a tus hermanos. Lu 22:32

Jesús sabía el valor de orar en nombre de la fe. Podemos pedir más fe, para que podamos caminar hacia lo invisible con poder, autoridad y coraje, al igual que Jesús.

9. Estoy rezando por ellos. No estoy rezando por el mundo, sino por aquellos que me has dado, porque son tuyos. Santo Padre, guárdalos en tu nombre, que me has dado, para que sean uno, así como nosotros somos uno. Jo 17: 9

Jesús oró por sus amados hijos. Oremos para que nuestro corazón, y el corazón de todos los hijos de Dios, perduren, se mantengan puros y perseveren juntos hasta el final, porque esta es la voluntad de Dios para nosotros.

10. Jesús dijo: "Padre, perdónalos, porque no saben lo que están haciendo". Y dividieron su ropa echando suertes. Lu 23:34

Jesús perdonó cuando pudo haber maldecido al mundo por su aliento, trabajo, dolor y agonía. El no lo hizo. Perdonemos a quienes nos causan dolor y agonía, porque lo que encontraremos es que el perdón es lo que termina causándonos mucho menos dolor a largo plazo.

Oración.

Es nuestro poder.

Es nuestra fuerza.

Es nuestra conexión directa con el mayor gobernante de esta tierra.

Es nuestro cambio cósmico de los planes egoístas a los planes de Dios.

Es nuestra capacidad de ser un influyente, un defensor y un trabajador en un reino lo que cuenta.

Es nuestro boleto para satisfacer nuestras mayores necesidades de formas inspiradoras.

Es nuestra esperanza lo que confirma a nuestro corazón que tenemos una esperanza.

Es nuestra paz lo que el creador sigue creando.

Es nuestro poder que se encuentra en las manos levantadas y en la tranquilidad de una habitación solitaria.

Es nuestra capacidad llamar al Gran Médico a un miembro de la familia que lo necesite.

Es nuestra puerta de salida de emergencia para lo que el diablo ya ha preparado para destruirnos.

Es nuestra mejor arma en un mundo que está construyendo armas cada vez más grandes.

Es nuestra línea de vida cuando sentimos que hemos perdido toda la vida.

Fue una de las mejores herramientas de Jesús,

¿No debería ser nuestro también?

¡Nuevo! Suscríbete fácil. Obtenga todas las publicaciones de blog de Purposeful Faith por correo electrónico - haga clic aquí.

Únase a Kelly en su blog, Purposeful Faith, en Twitter y en Facebook.



SIGUIENTE POST 10 Puntos de control: ¿Estás escuchando a Dios o al diablo? Leer más Kelly Balarie 10 Puntos de control: ¿Estás escuchando a Dios o al diablo? Miércoles 18 de noviembre de 2015

Artículos De Interés