Una oración por los estudiantes durante la temporada de exámenes

El estrés en los jóvenes de hoy para evaluar bien es palpable. La ansiedad de algunos para alcanzar la perfección, y de que otros simplemente pasen estándares mínimos, es mucho más de lo que cualquier otra generación ha tenido que soportar. A medida que los estudiantes se dirigen a la temporada de exámenes, las visiones hiper-enfocadas para su futuro pueden ser demasiado para ellos. A pesar de que su Creador los ha creado con un propósito tan único e individual, los puntajes de las pruebas amenazan con desenfocar la visión de Dios para sus vidas.

Desde la escuela primaria, los niños pasan por una serie de logros estandarizados y educativos, pero al final del día no hay un puntaje lo suficientemente alto como para llenar el vacío que la falta de paz puede dejar en sus corazones.

Oremos para que los estudiantes en la temporada de exámenes vean más allá de sus puntajes y tengan un propósito mayor en el que sus vidas estén preparadas para caminar.

Padre,

Te alabamos por el viaje que llevan nuestros estudiantes. En una era que amenaza con dejar a los padres temerosos de enviar a sus hijos a la escuela, y preocupados por si volverán con ellos todos los días, le pedimos su mano de protección sobre nuestros estudiantes. La escuela no solo presenta la posibilidad de daño físico, sino que el impuesto mental de las pruebas puede afectar su confianza.

Padre, te agradecemos por cada estudiante, ya sea educado en casa, asistiendo a escuelas públicas o privadas ... incluso aquellos que aprenden en línea. Gracias por la oportunidad de aprender más sobre el mundo en que vivimos y quiénes somos en él. Gracias por los maestros que vierten sus corazones y vidas en sus estudiantes, para ayudarlos a encontrar su potencial en esta vida. Los bendiga a ellos, y a todos los administradores, asistentes técnicos, conserjes, conductores de autobuses y ayudantes que vierten sus vidas en nuestros estudiantes todos los días. Concédeles la sabiduría que necesitan para guiar, alentar y mantener a salvo a quienes están bajo su vigilancia.

Por las maravillas de este mundo, desde el paisaje de la naturaleza y la vida que lo llena, hasta ecuaciones matemáticas y nuevos descubrimientos, te alabamos. Sus obras son maravillosas y demasiado numerosas para contarlas o equipararlas en esta vida. Deje que el material que absorbe esta generación de estudiantes se filtre en sus mentes y huesos como nunca antes, con una rica comprensión de la vida que ha creado y el propósito y el plan que tiene para ellos.

Muy a menudo, las burbujas de prueba pueden convertirse en el único foco del viaje educativo. Las clasificaciones de clase y las ganancias de las becas triunfan hacia lo que Dios está tratando de atraer a los estudiantes. Deje que las voces de todos los mentores y maestros presentes en la vida de esta generación de estudiantes se alineen con el llamado de Dios a sus vidas. Que Cristo sea más evidente y obvio para esta generación que cualquiera que haya venido antes que ellos. Que apliquen sus talentos y dones lo mejor que puedan para honrarte y glorificarte, Jesús.

Cree en sus corazones una paz y una calma, para prepararse lo mejor que pueda para los exámenes y las pruebas que están por completar. Inspírelos para que superen los requisitos mínimos y trabajen no solo en los temas que les son naturales, sino también en aquellos que pueden no ser tan fáciles. Ayúdelos a aprender y crecer a través de cada lección y cada burbuja de prueba que completen.

En medio de sus exámenes y pruebas, encuéntrelos en esos momentos de miedo y ansiedad. Bendice sus corazones y mentes con una paz que trasciende todo entendimiento. Protégelos de la tentación de hacer trampa, renunciar o hacer cualquier esfuerzo que no sea lo mejor posible. Asegúreles que su mejor esfuerzo es más que suficiente, incluso si no cumple con las expectativas de ellos mismos o de otros. Libere el control de la presión para desempeñarse bien y evite que la diversión del aprendizaje se filtre fuera del día escolar. Rodéalos de aliento, de padres, tutores, compañeros de clase, maestros y amigos.

A través de este momento de ansiedad, mientras algunos estudiantes se preparan para el resto de sus vidas, recordemos que nuestros días son limitados en esta tierra ... y solo Tú estás al tanto de ese número. Al final de cada prueba, y cada día, que nuestros corazones estén agradecidos de haber vivido otra. Proteja la salud mental de cada mente joven que está abrumada y ahogada en las posibilidades, o la falta de ellas, que su futuro parece tener. Defienda a sus padres y cree en ellos un abrazo de apoyo, no una presión añadida o expectativas poco realistas. Suavizar los corazones de los mentores adultos y mayores que rodean a estos estudiantes, para ser alentadores y alentadores.

Pon ejemplos de confianza piadosa en sus vidas para dar testimonio, Padre. Modelos de corazones corriendo hacia ti. Que no se sienta abrumado por toda la vida estudiantil. Aligerar la carga de sus libros y sus cargas. Déjelos sentirse libres para perseguir un mundo lleno de sueños y un futuro propio, en lugar de sentirse abrumados por la presión de ser alguien con quien no se reconcilien.

Padre, corremos hacia ti hoy. Como estudiantes, padres, maestros, mentores y amigos. Te pedimos que calmes nuestros corazones guíanos. Cada respuesta, cada ensayo, cada solicitud, permita que todos nuestros esfuerzos lo honren y glorifiquen. Muéstranos nuestro lugar en tu plan, paso a paso y día a día.

En el nombre de Jesus,

Amén.

Meg Bucher (Megs) escribe sobre la vida cotidiana dentro del amor de Cristo en su blog, sunnyand80.org. Una madre que se queda en casa, escritora y bloguera independiente, líder del equipo de estudio bíblico y adoración de niños, reside en Ohio con su esposo de diez años, dos hijas y su garabato de oro.

Para más oración sobre los estudiantes, consulte "8 Oraciones alentadoras para los estudiantes durante los exámenes".

Artículos De Interés