Canciones de redención

Suena como ... textos clásicos de himnos con una mezcla diversa de pop, rock y folk alternativo que evoca elementos de U2, The Beatles, Johnny Cash, Neil Finn, The Blind Boys of Alabama, Mindy Smith y Ollabelle de un vistazo ... aunque algunas de estas canciones de redención parecen un poco mundanas, la mayoría de ellas adaptan los viejos himnos con inteligencia y se preocupan por los textos significativos y el arte que los lleva. Lista de seguimiento Dios sea misericordioso conmigo Te necesito cada hora Dios levantará tu cabeza Volaré lejos Nada pero la sangre déjanos amar, cantar y maravillar Ven y llora conmigo mientras tanto Escondite Jesús, levanto mis ojos Está bien con mi alma En los bancos tormentosos de Jordania Estoy de pie Tú, preciosa fuente de verdadero deleite Sabrán que somos cristianos por nuestro amor

Las personas dentro y fuera de la industria de la música han estado presionando para que Jars of Clay haga un registro de adoración durante años, y ¿por qué no? Esta banda es considerada por muchos como una de las más artísticas y creativas de la música cristiana. Como lo demuestran sus contribuciones a City on a Hill y Exodus, en realidad podrían aportar algo nuevo y significativo a la mesa de música de adoración. Pero Jars ha sido comprensiblemente vacilante, queriendo evitar la apariencia de subirse a un carro, y enfocándose en crear un álbum con integridad musical y espiritual.

Jars aparentemente ha tenido éxito en eso para su último proyecto. Redemption Songs aprovecha la habilidad de la banda para unir estilos, artes e ideas. El concepto general era recurrir a los himnos del pasado y conectarlos con los sonidos del presente para ofrecer una visión esperanzadora de la iglesia del futuro. Esta no es una idea revolucionaria, ya que solo en 2005 se lanzaron varios CD de himnos revisados ​​y modernizados. Más distintivo es el enfoque de Jars of Clay, que intercala versiones modernas y directas de lo familiar con melodías alteradas y arreglos transformados. El énfasis está principalmente en los textos, que muestran preferencia por el lirismo menos conocido sobre el himno más popular de la historia.

Para los amantes de la musicología, incluso hay algunos ejemplos de la banda que pone música de textos antiguos del siglo XVIII por primera vez. Estas pistas son de alguna manera las mejores del álbum porque parece que Jars of Clay se apropia más de ellas, obviamente, ya que son sus melodías en estos casos. El sencillo de radio "God Will Lift Up Your Head" es un buen rockero con palabras reconfortantes de Paul Gerhardt (traducido por John Wesley). "Jesús, levanto mis ojos" de Anne Steele se da vida como poderosas expresiones de fe puestas en un revoltijo popular. Estos, junto con "Hiding Place" de Daniel Herbert, encajan perfectamente con el catálogo pasado de Jars of Clay.

Las cubiertas sencillas son algo más predecibles, pero igualmente impresionantes. Lo más destacado es una interpretación de rock / gospel moderno maravillosamente boyante y rítmica de "Nothing but the Blood", con voces impresionantes de The Blind Boys of Alabama, que realmente se transforma mientras se mantiene el espíritu del himno. "I'll Fly Away" suena más o menos como esperarías que Jars lo interpretara, especialmente después de su álbum Who We Are En lugar, sin embargo, la interpretación del rock gospel con la adición de la voz arenosa y conmovedora de Sarah Kelly lo convierte en un punto álgido emocional. La banda infunde "I Need Thee Every Hour" con una ligera sensación acústica de U2 mientras asigna el himno con un estribillo y un puente ligeramente nuevos. De manera similar, hay algunos giros artísticos de Beatle-esque a una interpretación de "It Is Well with My Soul". También es notable una portada de folk alternativo genial y atmosférico del clásico de los años 60, "Ellos sabrán que somos cristianos por nuestro amor".

Jars of Clay solo serpentea cuando confían en los arreglos alterados de otros artistas independientes, como las interpretaciones de Christopher Miner de "God Be Merciful to Me" y "On Jordan's Stormy Banks I Stand". Aunque las palabras son igual de significativas y el sonido sigue siendo agradable, es en estas pistas donde la visión de la banda parece atenuarse ligeramente. Los artistas han estado haciendo arreglos inspirados pero olvidables como estos durante años, especialmente Derek Webb, Andrew Osenga (Caedmon's Call) y la serie independiente Indelible Grace, a la que estos artistas y Jars han contribuido anteriormente. Martin Smith (Delirious) tampoco agrega nada de interés a la versión de Laura Taylor de "Let Us Love and Sing and Wonder", especialmente en comparación con los otros lugares invitados destacados. Tal vez sea porque Smith suena fuera de lugar aquí, o tal vez acaba de aparecer en demasiados álbumes últimamente.

Aunque Redemption Songs no es uno de los mejores álbumes de la banda, es fuerte, creado con inteligencia y cuidado por las letras profundamente sentidas y la música que las lleva. Algunas pistas brillan más que otras, pero en general es evidente que esta banda se esforzó por ir más allá de simplemente refundir viejos himnos para el siglo XXI o repetir canciones familiares como sencillos de radio fáciles. Este es un álbum de adoración que supera los movimientos y las tendencias, enfocado en conectar a las personas de fe con su Creador, a través de una tradición lírica significativa de gracia y restauración, así como la estimada y consistente tradición musical de diez años de la banda.

Artículos De Interés