Oración y bendición del día del padre

El Día del Padre puede contener muchas emociones tanto para hombres como para mujeres: aquellos que tuvieron un padre amoroso que falleció, aquellos que nunca conocieron a su padre, aquellos que esperaban convertirse pronto en un padre e innumerables situaciones en torno a la relación padre-hijo. Dios puede usar este día especial para acercarnos a Él: el único Padre verdadero que permanece fiel y lleno de amor incondicional. Use estas oraciones del Día del Padre para traer la paz y la gloria de Dios a su hogar y vida hoy.

Una oración por todos los padres en el día del padre

Padre, hoy venimos ante ti humillados y maravillados por tu gracia y misericordia. Señor, te agradecemos por la forma en que has diseñado cómo se supone que debe ser una familia y los roles específicos que has ordenado a una madre y a un padre sobre cómo dirigir a sus hijos. Sin embargo, Señor, a través de nuestras formas pecaminosas, hemos tomado lo que has santificado y creado nuestra propia versión de las familias de hoy. Debido a esto, nuestros hijos están sufriendo. Es por los padres, las familias y los niños de nuestra nación por lo que rezamos hoy.

Señor, oramos específicamente por los padres y la paternidad en toda nuestra tierra. Su Palabra claramente instruye a los padres a criar a sus hijos en la disciplina e instrucción del Señor (Efesios 6: 4). Dios, te agradecemos por los hombres que están guiando según tus estatutos y los que están dando sus vidas por tus propósitos. Oramos para que continúes usando a estos hombres para dirigir a sus familias y a otros hombres. Oramos para que fortalezca a los padres de nuestra nación y que continúe empoderando a las iglesias, organizaciones e individuos para que inviertan en padres y paternidad por el bien de nuestros hijos.

Oramos por los padres solteros por ahí; si están criando a sus hijos solos o incluso si están haciendo lo mejor que pueden con el tiempo que tienen. Oramos por fuerza, protección, sabiduría y discernimiento para ayudarlos a superar cualquier prueba que puedan enfrentar. Gracias Señor por estos hombres y por favor guarda sus corazones y mentes en Cristo Jesús, ayuda a satisfacer todas sus necesidades, para que puedan experimentar Tu paz que sobrepasa toda comprensión.

Oramos por los papás que están siendo separados de sus hijos en este momento. Oramos, oh Señor, para que los protejas y los protejas del dolor y posiblemente de la ira que pueda estar surgiendo en ellos, para que derribes las barreras que impiden que estos padres vean a sus hijos. Dios, no dejes que esto los destruya como hombres, padres o en su relación contigo. Te necesitan de una manera poderosa y te pedimos que te muestres fuerte en nombre de cualquiera que esté siendo alejado de sus hijos y que reúnas a estas familias.

Señor, levantamos a los padres en este momento que no están subiendo al plato como padres, por cualquier razón. Una vez más, hemos permitido que el maligno entre en nuestras vidas y cause estragos en lo que has dicho que es bueno. Oramos para que estos hombres se arrodillen y se arrepientan, para que se aparten de sus caminos, te busquen y lleguen al conocimiento salvador de Jesucristo. Padre, oramos por sus hijos y las madres que son padres solos debido a las decisiones de estos hombres. Oramos para que intervengas como padre de los huérfanos y defensores de las viudas en estas situaciones, para que su historia sea otro testimonio de que nada es demasiado difícil para ti.

Finalmente, Padre, levantamos a los hombres y mujeres que están en primera línea en la batalla por la paternidad y la guerra contra la falta de padre. Dios, claramente pones a los líderes de todos los calibres en posiciones de influencia: desde los rangos más altos hasta los más bajos. Sin embargo, sabemos que con los hombres estas iniciativas se quedarían cortas, pero contigo todo es posible. Oramos por todo, desde la financiación adecuada para que los programas continúen, hasta el liderazgo piadoso de principio a fin. Oramos por un renacimiento de la virilidad y para que los padres guíen a sus familias comenzando cada día de rodillas. Dios Tu Palabra dice que convertirás los corazones de los padres a sus hijos y los corazones de los hijos a sus padres (Malaquías 4: 6). Como nuestro Creador, Salvador y Padre celestial, creemos que esto dará frutos eternos, que las maldiciones generacionales se convertirán en bendiciones generacionales, restaurando a nuestras familias de la forma en que Usted pretendía.

Cuando leemos y pronunciamos esta oración en voz alta, llegamos a un acuerdo de que esta es una nación que está desesperada no solo por que nuestros padres terrenales estén a la altura del desafío, sino más importante, que necesitan seguirte, Padre, como su máximo guía y ejemplo. Es en el maravilloso, precioso e inigualable nombre de Jesucristo que oramos, Amén.

Una oración de bendición para los padres

Querido señor,

Bendice a cada padre y a cada abuelo con la mejor de tus bendiciones espirituales hoy. Hágale saber que no está solo en las tareas que le ha encomendado para proporcionar y apoyar a las personas bajo su cuidado. Muéstrele cuánto se deleita en su trabajo y afirme el valor de lo que le haya dado que haga, tanto como padre o abuelo como como hijo suyo. Confirme su valor diariamente para que no tenga ninguna razón para dudar si es amado a los ojos de su Padre Celestial.

Crea en él un profundo sentido de confianza en ti, sabiendo que puede contar contigo para ayudarlo a dirigir y proteger a los que dependen de él. Hágale saber que cada acto desinteresado de amor y aliento que ha ofrecido ha sido un regalo que usted recibe con gusto. Muéstrele cuán efectivas son realmente las oraciones de un hombre piadoso, y qué diferencia tiene y puede hacer para quienes lo rodean, sin importar cuán grande o pequeña sea la tarea.

Cuando los tiempos difíciles lo empujan más allá de sus límites, asegúrele que puede llevarlo más lejos en el ámbito de la posible imposibilidad. Habla profundamente en su espíritu las poderosas palabras que anhela escucharte, que nada puede separarlo de tu amor. Ayúdelo a comprender con firmeza las promesas de su Palabra, permaneciendo con fe en las cosas que declara que son verdaderas. Recompénselo por su fidelidad pasada, presente y futura, asegurándole que el verdadero éxito y la satisfacción no residen en sus logros o elogios, sino en el carácter firme y cristiano que está formando en él.

Demuéstrele su asombrosa gracia y perdón mientras él busca amarlo y conocerlo con todo su corazón, alma y mente. Libéralo de las cargas no deseadas de falsa culpa y bendícelo por su disposición a mantener breves cuentas contigo, perdonándose a sí mismo y a los demás. Ayúdelo a ver a sus hijos o nietos a través de Sus ojos, dándose cuenta de que en Sus manos está el lugar más seguro en el que pueden estar. Fortalezca su confianza en el Único que puede sacar provecho de cualquier situación.

Enséñele cómo satisfacer las necesidades de la vida de su hijo que están dentro de su capacidad para hacerlo, pero ayúdelo a confiar en usted para el resto. Expulse cualquier temor innecesario y concédale sabiduría divina y guía espiritual para guiar y dirigir a esos preciosos niños en su camino, sabiendo que también debe liberarlos en sus manos con amor en oración.

Complete cualquier curación de heridas o arrepentimientos pasados ​​que puedan interferir con la crianza o la crianza de sus hijos. Desarrolle en él una sensación de alegría, humildad y alegría que acerque a su familia. Cuando los planes no se desarrollan como él espera, o los sueños aún no se han realizado, abra los ojos para ver más allá de este mundo a una alegría mayor que nunca decepciona, y a un Padre que nunca lo abandonará ni lo abandonará a él ni a sus seres queridos.

Dale una fe apasionada, un espíritu perseverante y un poderoso testimonio que supere cualquier debilidad o duda, ya que usa la armadura de Dios a diario. Lo has provisto como líder espiritual e hijo de Dios.

Hoy, en días especiales, y durante todos los días de su vida, llénalo con la mejor de tus bendiciones, para que un día él esté delante de ti y escuche tus últimas palabras de alabanza: "Bien hecho, hijo mío, bien hecho ! ”En el Nombre de Jesús, Amén.

escrito por Rebecca Barlow Jordan


Matt Haviland escribe en www.afatherswalk.org.

Artículos De Interés