Pasos sencillos para estudiar las Escrituras sólidas

Desde el momento en que sentí el llamado de Dios al ministerio a tiempo completo, la pasión principal de mi vida ha sido simplemente entender la Palabra de Dios y luego hacerla comprensible para los demás. Nunca he aspirado a ser conocido como teólogo académico o clérigo distinguido. Simplemente quiero saber qué significa la Palabra de Dios y darla a conocer a los demás. Todas mis energías pastorales (mi predicación, pastoreo, enseñanza, escritura e incluso visitas) se centran en ese objetivo.

Es mi convicción que la Biblia no es difícil de entender para el corazón creyente. Y cuanto más entiendo, más inquebrantable es mi convicción de que la Biblia es la Palabra de Dios viva, autoritaria e inerrante. Tiene este notable efecto sobre mí: cuanto más lo estudio, más deseo tengo de saberlo. Entonces, la Palabra de Dios no solo satisface mi apetito, sino que también despierta un hambre aún más profunda por más.

Quiero que también experimentes esa hambre. Quiero que vivas en la alegría de una relación genuina con Jesucristo que solo se obtiene al conocer el significado de las Escrituras. Aquí hay un proceso simple para comenzar.

Paso 1 - Lectura

A diferencia de la mayoría de los libros, probablemente no lo leerá de principio a fin. Hay muchos buenos planes de lectura de la Biblia disponibles (como The MacArthur Daily Bible). Esto es lo que recomiendo:

Lea el Antiguo Testamento al menos una vez al año. A medida que leas, anota en los márgenes cualquier verdad que quieras recordar en particular y escribe por separado todo lo que no entiendas de inmediato. A menudo, a medida que leas, encontrarás que muchas preguntas son respondidas por el texto mismo. Las preguntas a las que no puede encontrar respuestas se convierten en los puntos de partida para un estudio más profundo utilizando comentarios u otras herramientas de referencia.

Siga un plan diferente para leer el Nuevo Testamento. Lea un libro a la vez repetidamente durante un mes o más. Eso lo ayudará a retener el Nuevo Testamento para que no siempre tenga que depender de una concordancia para encontrar cosas.

Si quieres probar eso, comienza con un libro corto, como 1 Juan, y léelo de una vez todos los días durante treinta días. Al final de ese tiempo, sabrás el libro. Escriba en las fichas el tema principal de cada capítulo. Al referirse a las tarjetas mientras hace su lectura diaria, comenzará a recordar el contenido de cada capítulo. De hecho, desarrollará una percepción del libro con el ojo de su mente.

Cuando veas libros más largos, divídelos en secciones cortas y lee cada sección diariamente durante treinta días. Por ejemplo, el evangelio de Juan contiene veintiún capítulos. Divídalo en tres secciones de siete capítulos. Al final de los noventa días, terminarás con John. Para variedad, alterna libros cortos y largos, y en menos de tres años habrás terminado todo el Nuevo Testamento, ¡y realmente lo sabrás!

Paso 2 - Interpretando

En Hechos 8:30, Felipe le preguntó al eunuco etíope, “¿Entiendes lo que estás leyendo?” O, dicho de otra manera, “¿Qué quiere decir la Biblia con lo que dice?” No es suficiente leer el texto y saltar directamente a la aplicación: primero debe determinar lo que significa, de lo contrario, la aplicación puede ser incorrecta.

Al leer las Escrituras, siempre tenga en mente una pregunta simple: "¿Qué significa esto?" Para responder a esa pregunta se requiere el uso del principio más básico de interpretación llamado la analogía de la fe: interpretar la Biblia con la Biblia.

Deje que el Espíritu Santo sea su maestro (1 Juan 2:27), busque la Escritura que ha escrito, utilizando referencias cruzadas, pasajes comparativos, concordancias, índices y otras ayudas. Para los pasajes que no están claros, consulte a su pastor u hombres piadosos que hayan escrito sobre los temas involucrados.

Paso 3 - Evaluación

Usted ha estado leyendo y haciendo la pregunta, “¿Qué dice la Biblia?” Luego ha estado interpretando, preguntando, “¿Qué significa la Biblia?” Ahora es tiempo de consultar a otros para asegurarse de que tenga la interpretación adecuada. Recuerde, la Biblia nunca se contradirá a sí misma.

Lea las introducciones bíblicas, los comentarios y los libros de antecedentes que enriquecerán su pensamiento. Mientras evalúa, sea un verdadero buscador. Sea uno que acepte la verdad de la Palabra de Dios, aunque pueda hacer que cambie lo que siempre ha creído o altere su patrón de vida.

Paso 4 - Solicitud

Después de haber leído e interpretado la Biblia, debe tener una comprensión básica de lo que dice la Biblia y lo que significa por lo que dice. Pero estudiar la Biblia no se detiene allí. El objetivo final debe ser dejar que te hable y permitirte crecer espiritualmente. Eso requiere una aplicación personal.

Debes dejar que la verdad de Dios penetre y cambie tu vida. Estudiar las Escrituras sin permitir que penetren en las profundidades de tu alma sería como preparar un banquete sin comerlo. La pregunta final que debe hacerse es: "¿Cómo se aplican a mí las verdades y principios divinos contenidos en cualquier pasaje en términos de mi actitud y mis acciones?"

Si hay una orden que obedecer, obedezca. Si hay una promesa que aceptar, reclámala. Si hay una advertencia a seguir, preste atención. Este es el paso final: someterse a las Escrituras y dejar que transforme su vida.

Paso 5 - Correlacionando

Esta última etapa conecta la doctrina que ha aprendido en un pasaje o libro particular con las verdades y principios divinos que se enseñan en otras partes de la Biblia para formar el panorama general. Siempre tenga en cuenta que la Biblia es un libro en sesenta y seis partes, por lo que sus verdades y principios se enseñan una y otra vez en una variedad de formas y circunstancias. Al correlacionar y hacer referencias cruzadas, comenzará a construir una base doctrinal sólida sobre la cual vivir.

Ahora, ¡ponte a trabajar! A medida que profundice en la Palabra de Dios usando esos cinco simples pasos, se sorprenderá del rico tesoro que produce su estudio. Mi oración es que el Señor use este plan para revitalizar su estudio de la Biblia, aumentar su apetito por conocer y comprender Su Palabra y conformarse aún más con la imagen de Su amado Hijo.

Adaptado de "Cómo estudiar la Biblia" en La Biblia de estudio MacArthur. Copyright 1997, Grace to You. Todos los derechos reservados.

Artículos De Interés