¡Esta terminado!

Cuando Jesús recibió el vinagre,

él dijo: Está terminado:

e inclinó la cabeza y abandonó el fantasma.

Juan 19:30

La Cruz de Jesucristo es el emblema más precioso para aquellos de nosotros que llamamos a Jesús el Señor de nuestras vidas. Amamos la Cruz y la apreciamos por el precio que se pagó hace 2.000 años cuando Jesús murió por nuestros pecados. La cruz representa nuestro perdón, nuestra libertad, nuestra redención. Nos encanta tanto que adornamos nuestras iglesias y hogares con cruces, y las mujeres incluso los usan alrededor del cuello. Pero cuando el Cordero de Dios puro colgaba de esa Cruz que consideramos tan precioso: desnudo, golpeado y sangrando profusamente ante un mundo que mira, fue un espectáculo espantoso. De hecho, fue el momento más horrendo de la historia humana.

Ninguna muerte fue más escandalosa que la muerte en una cruz. Tal muerte fue espantosa y espantosa, diseñada para desacreditar y empañar el recuerdo del que está muriendo. La sangre empapaba el torso de Jesús, brotando de su cabeza y cejas, corriendo como ríos por la carne profundamente desgarrada en sus manos y pies. El efecto de la flagelación que Jesús había recibido en el palacio de Pilatos comenzó a pasar factura cuando su cuerpo se hinchó y se decoloró horriblemente. Sus ojos estaban enmarañados con la sangre que brotaba de las heridas en su frente, heridas causadas por la corona de espinas que se clavaron en su cráneo cuando los soldados lo empujaron con fuerza sobre su cabeza. Toda la escena era fea, fea, repulsiva, repugnante, vil, repugnante y repugnante.

En el mundo judío, la desnudez era una vergüenza particularmente profunda. Debido a que el cuerpo fue hecho a imagen de Dios, el pueblo judío creía que era un gran deshonor mostrar un cuerpo desnudo. Entonces, como si el sufrimiento de Jesús no hubiera sido suficiente, experimentó el último acto de degradación y vergüenza al colgar en la cruz, desnudo y expuesto ante todos aquellos que vieron el drama que se desarrollaba.

Aproximadamente 700 años antes, el profeta Isaías profetizó correctamente la aparición de Jesús en la Cruz. En Isaías 52:14, el profeta escribió con una sensación de horror: “Como muchos se asombraron de ti; su rostro estaba tan estropeado más que cualquier hombre, y su forma más que los hijos de los hombres ". En Isaías 53: 2, Isaías continuó:" ... No tiene forma ni belleza; y cuando lo veamos, no hay belleza que debamos desearle ".

Jesús había sido sometido a horrendas formas de tortura y había sido atrozmente abusado y maltratado. Como resultado, "... Su rostro y toda su apariencia se estropearon más que cualquier hombre y su forma más allá de la de los hijos de los hombres ..." (Isaías 52:14 AMP ). En la Nueva Versión Internacional, este verso se traduce para decir: "... Su apariencia estaba tan desfigurada más allá de la de cualquier ser humano y su forma estaba más allá de la semejanza humana ..."

En Isaías 53: 3-5, Isaías continuó describiendo vívidamente el sacrificio de Jesús. Él escribió: “Es despreciado y rechazado de los hombres; un hombre triste y familiarizado con el dolor; y nos escondimos como si fueran nuestros rostros de él; fue despreciado y no lo estimamos. Seguramente él ha soportado nuestras penas, y ha llevado nuestras penas; sin embargo, lo estimamos herido, herido de Dios y afligido. Pero fue herido por nuestras transgresiones, fue herido por nuestras iniquidades: el castigo de nuestra paz fue sobre él; y con su llaga fuimos nosotros curados ".

Cuando Jesús murió en esa cruz:

  • Soportó nuestras penas.
  • Él llevó nuestras penas.
  • Fue herido por nuestras transgresiones.
  • Fue herido por nuestras iniquidades.
  • Fue castigado por nuestra paz.
  • Fue azotado por nuestra curación.

Cuando Jesús se acercaba a la muerte, la Biblia nos dice: "Le dieron a beber vinagre mezclado con hiel ..." (Mateo 27:34). Como vimos en el Capítulo 25, un hombre que iba a ser ejecutado podría solicitar un narcótico, mezclado con vino, lo que ayudaría a aliviar el dolor de su ejecución. Como se señaló anteriormente, la palabra "hiel" en este versículo es una palabra griega especial que se refiere a un analgésico que se mezcló con vino. Juan 19:30 nos dice que "cuando Jesús recibió el vinagre, dijo: Está terminado: e inclinó la cabeza y entregó el fantasma".

Cuatro traducciones y significados de "Está terminado"

"Está terminado" es una traducción de la palabra griega tetelestai, el tiempo pasivo indicativo perfecto de la palabra telos, que significa terminar ; para llevar a término ; para llevar a una conclusión ; completar para lograr cumplir o para terminar Un erudito señala que todo lo que ha alcanzado el telos ha llegado a su finalización, madurez o perfección. Había muchos matices en esta palabra, pero cuatro de ellos tienen un gran significado con este momento decisivo del sacrificio de Cristo.

Primero, esta fue la exclamación de Jesús de que había terminado la obra que el Padre le había enviado a hacer.

Habiendo completado el trabajo por completo, Jesús inclinó la cabeza y murió. Un escritor ha notado que cuando un sirviente fue enviado a una misión y luego regresó a su amo, él dijo: "Telelestai", lo que significa: " He hecho exactamente lo que usted solicitó" o "La misión ahora está cumplida".

En ese momento cuando Jesús gritó, estaba exclamando a todo el universo que había cumplido fielmente la voluntad del Padre y que la misión se había cumplido. ¡No es de extrañar que Jesús gritara ¾ porque esta fue la mayor victoria en la historia de la raza humana! Había sido fiel a su tarea incluso ante desafíos insondables. Pero ahora la lucha había terminado, y Jesús podía gritarle al Padre: "¡He hecho exactamente lo que me pediste que hiciera!" O "¡La misión está cumplida!"

En segundo lugar, la palabra tetelestai era el equivalente de la palabra hebrea pronunciada por el sumo sacerdote cuando presentaba un cordero de sacrificio sin mancha ni mancha.

Anualmente, el sumo sacerdote entraba en el Lugar Santísimo, donde vertía la sangre de ese sacrificio cordero inmaculado en el propiciatorio del Arca de la Alianza. En el momento en que la sangre tocaba el propiciatorio, se hacía expiación por los pecados del pueblo por un año más ¾ cuando, una vez más, el sumo sacerdote entraba más allá del velo de esa habitación sagrada para ofrecer sangre. Esto se hizo año tras año para obtener el perdón anual y temporal del pecado.

Pero cuando Jesús colgó en la cruz, era Cordero y Sumo Sacerdote. En ese momento sagrado como nuestro Gran Sumo Sacerdote, Jesús ofreció Su propia sangre para la eliminación permanente del pecado. Ofreció el sacrificio perfecto del cual cada sacrificio mosaico era un tipo y un símbolo, y en ese instante, ya no había necesidad de ofrecer el pecado.

Jesús entró en el Lugar Santo y ofreció Su propia sangre, un sacrificio tan completo que Dios nunca más requirió la sangre de los corderos para el perdón. Como dice Hebreos 9:12, "Ni por la sangre de cabras y terneros, sino por su propia sangre, entró una vez en el lugar santo, habiendo obtenido la redención eterna para nosotros".

Por lo tanto, cuando Jesús dijo: "¡Está terminado!" ¡Estaba declarando el fin del sacrificio, porque el Sacrificio final finalmente se había hecho! La expiación fue completada, perfeccionada y totalmente realizada . Se hizo de una vez por todas, ¡ terminado para siempre !

Tercero, en un sentido secular, la palabra tetelestai se usó en el mundo de los negocios para significar el pago total de una deuda .

Cuando una deuda se había pagado por completo, el pergamino en el que se registraba la deuda estaba sellado con tetelestai, lo que significaba que la deuda se había pagado en su totalidad . Esto significa que una vez que una persona llama a Jesús el Señor de su vida y acepta personalmente su sacrificio, ya no existe ninguna deuda de pecado para esa persona. La deuda se borró porque Jesús pagó el precio del pecado que ningún pecador podría pagar.

Jesús tomó nuestro lugar. Pagó la deuda del pecado que debíamos. Y cuando por fe nos arrepentimos y lo recibimos como Señor, ¡somos liberados ! Es por eso que Pablo escribió: "En quien tenemos redención por su sangre, hasta el perdón de pecados" (Colosenses 1:14)

Cuando Jesús pronunció esas palabras, "¡Está terminado!", Fue Su declaración de que la deuda estaba completamente satisfecha, cumplida, y completo Su sangre nos limpió total y completamente para siempre. Fue de gran alcance y abarcador para todos los que pusimos nuestra fe en Él.

Cuarto En la época griega clásica, la palabra tetelestai representaba un punto de inflexión cuando un período terminaba y comenzaba otro nuevo período .

Cuando Jesús exclamó: "¡Está terminado!", Fue realmente un punto de inflexión en toda la historia de la humanidad, porque en ese momento el Antiguo Testamento llegó a su fin, terminado y cerrado, y comenzó el Nuevo Testamento. La cruz fue "la gran brecha" en la historia humana. Cuando Jesús gritó: "¡Está terminado!" ¡Estaba gritando que el Antiguo Pacto había terminado y el Nuevo Pacto había comenzado!

En ese momento divino cuando Jesús gritó: "Está terminado", se cumplieron todas las profecías del Antiguo Testamento sobre el ministerio terrenal de Jesús. La justicia de Dios había sido plenamente satisfecha y satisfecha por el Cordero de Dios. En ese momento, los sacrificios del Antiguo Testamento cesaron permanentemente, porque el sacrificio perfecto había dado su vida por la salvación de la humanidad. La misión de Jesús fue cumplida. Por lo tanto, ¡Él podía gritar que Su tarea estaba completa!

Nunca olvides que porque Jesús estaba dispuesto a ofrecer Su propia sangre por el pago total de nuestra deuda pecaminosa, somos perdonados y completamente libres de deudas. "PAGADO POR COMPLETO" ha sido estampado en nuestro historial pecaminoso pasado porque Jesús pagó el precio de nuestra redención con Su propia sangre.

Isaías dijo: “Ciertamente él ha soportado nuestras penas y ha llevado nuestras penas; sin embargo, lo estimamos herido, herido de Dios y afligido. Pero fue herido por nuestras transgresiones, fue herido por nuestras iniquidades: el castigo de nuestra paz fue sobre él; y con su llaga fuimos nosotros curados ”(Isaías 53: 4, 5). Así que recuerda:

  • Si estás consumido por el dolor, recuerda que Jesús cargó tu dolor.
  • Si estás abrumado por las penas, recuerda que Él cargó tu pena.
  • Si está atrapado en una vida de transgresión, recuerde que fue herido por sus transgresiones.
  • Si vives en pecado, puedes ser perdonado porque Él fue herido por tus iniquidades.
  • Si estás atormentado y no tienes paz, recuerda que Él fue castigado por tu paz.
  • Si tiene una enfermedad física o mental, recuerde que fue herido por su curación.

Jesús pagó el precio por su salvación, por su liberación, por su curación física y por su restauración completa. Cuando se completó el precio de tu perdón, Jesús inclinó la cabeza y murió. La justicia de Dios se había cumplido. El Antiguo Pacto había terminado y el Nuevo Pacto había comenzado. Fue el cumplimiento de uno y el comienzo de otro.

Piensa en el precio que Jesús pagó y lo que su muerte logró por ti. ¿No te hace querer detenerte unos minutos para agradecerle lo que ha hecho por ti? ¿Dónde estarías hoy si Jesús no hubiera muerto en la Cruz por ti? ¡Por qué no te tomas un poco de tiempo en este momento para expresar tu sincero agradecimiento a Jesús por pagar la deuda que nunca pudiste haber pagado!

Piénsalo

  • Jesús sufrió insoportablemente dolorosa tortura, humillación y vergüenza en la Cruz del Calvario. La muerte por crucifixión se consideró tan escandalosa que marcó para siempre cómo se recordaba al que murió de esa manera.

    Medita sobre el tipo de muerte que Jesús murió para comprar tu libertad del poder del pecado. Si el pecado requiere ese tipo de castigo, ¿por qué permitirías que se demore en cualquier área de tu vida?

  • Mientras el suelo estaba salpicado con la sangre santa y sin pecado de Jesús, el universo entero fue testigo de su fiel cumplimiento de la voluntad del Padre. Jesús obtuvo la mayor victoria en la historia de la raza humana, una victoria que no pudimos ganar por nosotros mismos.

    Considere cuánto le costó a Jesús proclamar: “Está terminado”. Pregúntese: Elección por elección, día a día, ¿estoy dispuesto a levantar MI cruz, mi oportunidad de obedecer la voluntad del Padre para mi vida? Piénsalo.

  • Si todas las deudas y facturas de tarjetas de crédito que adeudara se pagaran de repente, ¿cómo actuaría? Jesús pagó por completo tu deuda con el pecado. Considere la implicación de largo alcance de esa verdad. La enfermedad, el tormento, el dolor y la culpa no tienen derecho a oprimirlo ni exigirle nada. ¡Jesús pagó su factura, canceló su deuda y lo dejó con un saldo cero! ¿Cómo debería influir esa verdad en lo que dices y haces a diario?

Extraído de: Pagado en su totalidad: Una mirada en profundidad al momento decisivo de la pasión de Cristo , por Rick Renner. Usado con permiso.

Rick Renner es un líder, maestro y autor muy respetado dentro de la comunidad cristiana mundial, mejor conocido por su ministerio en la antigua Unión Soviética y su interpretación del Nuevo Testamento griego. Rick asistió a la Universidad de Oklahoma, donde estudió griego clásico, periodismo y comunicación de masas. En los años que siguieron, continuó su extenso estudio del Nuevo Testamento griego, luego obtuvo un Doctorado en Filosofía en el Ministerio. Su vasto conocimiento del griego se evidencia en Sparkling Gems of the Greek, que ha vendido más de 100, 000 copias. Rick es fundador y pastor de la iglesia más grande y de más rápido crecimiento en Rusia, la Iglesia de las Buenas Nuevas de Moscú, la Asociación de Iglesias y Ministerios de las Buenas Nuevas para Rusia, Letonia y Ucrania que asisten aproximadamente. 700 iglesias en todo y ha lanzado "¡ Es posible! ", Una fundación humanitaria que actualmente distribuye vitaminas mensualmente a miles de pensionados en Moscú y también brinda asistencia a su ministerio de prisión, orfanatos y alimenta a los hambrientos. Es autor de más de diez libros, incluidos los más vendidos, Dressed to Kill (400, 000 copias vendidas), Diez pautas para ayudarlo a lograr su tan esperada promoción , Punto de no retorno , Perspectivas sobre el liderazgo exitoso y más. Ha sido invitado en Joyce Meyer's "Enjoy Everyday Life", "Life Today" con James & Betty Robison, Trinity Broadcasting Networks, el programa "Praise the Lord" y más. Su transmisión televisiva diaria, "Buenas noticias con Rick Renner", puede ser vista por un potencial de 100 millones de espectadores en toda Rusia. Rick y su esposa, Denise, hacen su hogar en Rusia junto con sus tres hijos: Paul, Philip y Joel, quienes participan activamente en el ministerio.

Artículos De Interés