Una oración antes de comulgar

La comunión es un tiempo sagrado para ti como seguidor de Jesús. Pero antes de participar en esta ocasión memorable, tómese el tiempo para pasar algunos momentos reflexivos en el autoexamen. Qué significa eso? ¿Cómo deberías rezar? Si bien este es un asunto individual entre usted y Dios, aquí hay algunos pensamientos de oración que podrían ayudarlo mientras se prepara para este hermoso momento de recuerdo.

Una oración de comunión

Señor Jesús, me inclino ante ti con humildad y te pido que examines mi corazón hoy. Muéstrame cualquier cosa que no te agrade. Revela cualquier orgullo secreto, cualquier pecado no confesado, cualquier rebelión o falta de perdón que pueda estar obstaculizando mi relación contigo. Sé que soy tu amado hijo, que te recibí en mi corazón y mi vida y acepté tu muerte como castigo por mi pecado. El precio que pagaste me cubrió todo el tiempo, y mi deseo es vivir para ti.

Mientras tomo el pan que representa Tu vida que se partió para mí, recuerdo y celebro Tu fidelidad hacia mí y hacia todos los que te recibirán. No puedo comenzar a comprender el sufrimiento agonizante de Tu crucifixión. Sin embargo, tomaste ese dolor por mí. ¡Moriste por mí! Gracias Jesús. Gracias por tu extravagante amor y favor inmerecido. Gracias porque tu muerte me dio vida, vida abundante ahora y vida eterna para siempre. Al instruir a tus discípulos, yo también recibo este pan en recuerdo de ti.

Y de la misma manera, cuando tomo esta copa que representa Tu sangre derramada de una cruz astillada, me doy cuenta de que fuiste el sacrificio supremo por todos mis pecados: pasado, presente y futuro. Debido a que Tu sangre se derramó por mí, y Tu cuerpo roto por mí, puedo ser libre del poder y la pena del pecado. Gracias por tu victoria sobre la muerte. Te llevaste la muerte que me merecía. Te llevaste mi castigo. Tu dolor fue de hecho mi ganancia. Y hoy recuerdo y celebro el precioso regalo de la vida que me diste a través de la sangre que derramaste.

Pero aunque mi relación es segura contigo, sé que el pecado puede romper nuestra comunión a veces. Todavía soy humano, y a menudo olvido quién soy y de quién soy. Quieres condenarme y corregirme, no avergonzarme. Me amas como un padre perfecto. Nunca me repudiarás ni me dejarás. Me amas pase lo que pase. Pero el pecado hiere tanto mi corazón como el tuyo. Entonces, antes de comulgar hoy, te pido que realmente busques en mi corazón y reveles cosas ocultas para pedir tu perdón.

Cada vez que tomo la comunión, Señor, quiero volver a comprometer mi vida, mi corazón, mis pensamientos, todo para ti. Lléname hoy con tu poderoso espíritu. Al salir de este lugar, ayúdame a mantener este nuevo recuerdo y la historia que nunca envejece cerca de mi corazón. Ayúdame a compartir su mensaje fielmente mientras das oportunidad.

En tu precioso nombre,

Amén

Rebecca Barlow Jordan es una inspiradora autora, oradora y apasionada seguidora de Jesús a quien le encanta alentar a los demás de corazón a corazón. Ha escrito 11 libros y más de 1700 otros artículos, tarjetas de felicitación y otras piezas inspiradoras. Su devocional diario Daily in Your Presence está disponible para su entrega a través de Crosswalk.com. Puede encontrar más información sobre Rebecca en www.rebeccabarlowjordan.com.


Este artículo es parte de nuestro recurso más grande de Oraciones destinado a inspirar y alentar su vida de oración cuando enfrenta tiempos inciertos. Visite nuestras oraciones más populares si se pregunta cómo orar o qué. Recuerde, el Espíritu Santo intercede por nosotros y Dios conoce su corazón incluso si no puede encontrar las palabras para orar.

Oración para sanar

Oración Antes de la Cirugía

Oración por la fuerza

Oración por Protección

Oraciones de la mañana

Buenas noches oraciones

La oración de Jabez.

Oraciones cortas

La oración del Señor

La oración de san Francisco

Oración de serenidad

Una oración de cumpleaños

Oración del Pecador

Oración por el perdón

Oración de orientación

Artículos De Interés