7 oraciones por el embarazo: hermosas palabras de aliento

Esperando, embarazada, con hijos, en la forma familiar, un momento muy emocionante!

Con citas con el médico, un abdomen en expansión, ultrasonidos y baby showers, el desarrollo del bebé está dominado por su crecimiento físico. Pero ella está progresando más que eso. Así como su cuerpo crece diariamente en tu útero, su espíritu está aprendiendo del Señor.

Todos conocemos las promesas del Salmo 139 ("Porque tú creaste mi ser más íntimo; me uniste en el vientre de mi madre. 14 Te alabo porque estoy hecha con temor y maravillosamente; tus obras son maravillosas, lo sé muy bien". ), pero la Biblia contiene muchas más garantías para los niños no nacidos. El padre está intrincadamente involucrado en el desarrollo de su hijo. Él es el dador de la vida, formándola y protegiéndola.

Lo siguiente ciertamente no es una lista exhaustiva, sino que se compone de escrituras que alentarán a una madre embarazada. Demuestran que Dios tiene su mano sobre su bebé mientras está en el útero. Es posible que desee orar a través de estos versículos mientras está embarazada y reclamar estas promesas. Ya sea que seas madre-a-ser, abuela-a-ser, tía-a-ser, o una amiga feliz, tus oraciones marcan la diferencia en su pequeña vida.

Aquí hay 7 oraciones por el embarazo:

Una oración por el regalo de la vida

Después de todo, Dios es quien dio vida a cada uno de nosotros antes de que naciéramos (Job 31:15, CEV).

Dios es el dador de la vida. La vida no es el resultado del azar. No es un accidente o una casualidad. La vida se produce porque Dios da. Otorga vida a cada bebé antes del nacimiento. Tu bebé se ha llenado de su vida.

Dios, gracias por darnos vida a cada uno de nosotros. Gracias por unirnos en los úteros de nuestra madre incluso antes de que ella supiera que existíamos. Gracias por darnos un propósito para cada latido de nuestros corazones y cada respiración que tomamos. Es en ti que vivimos, nos movemos y tenemos nuestro ser (Hechos 17:28) y te alabamos por tus buenas y hermosas obras. No estamos aquí por accidente, y le agradecemos que esta nueva vida en ciernes tampoco sea un accidente. ¡Eres un generoso y generoso dador de cosas buenas, Señor! Esta nueva vida está en tus manos, y rezamos para que seamos un buen administrador de esta preciosa creación. En tu nombre oramos, amén.

Contenido adaptado de "Orando a través de su embarazo" de Sarah Coleman, con oración escrita por Rachel Dawson.

Una oración por el propósito de tu bebé

"Antes de formarte en el útero te conocí, antes de que nacieras, te aparté; te nombré profeta de las naciones" (Jeremías 1: 5 NVI).

El bebé tiene un destino. Más que eso, ella es comisionada por el cielo. Ella es apartada para declarar el plan del Señor a las naciones. Ella es conocida por el Todopoderoso y marcada por él. Ella es elegida y amada. Una mujer embarazada no lleva a otro bebé, ella lleva a uno designado por el Señor para la grandeza.

Dios, gracias por darle a mi bebé una esperanza y un futuro. No importa lo que su vida tenga tanto en mi útero como en el mundo, te alabo por su presencia y propósito. Gracias por conocerla íntimamente, amarla profundamente y confiarla a mi cuidado. Dame fuerzas mientras la llevo. Equipar mi cuerpo para hacer este buen trabajo de preparar su pequeña vida para el nacimiento. Gracias por hacer que este bebé sea específico, cuidadoso y maravilloso. ¡Que su vida sea para tu gloria y que seas alabado por este embarazo, Jesús! Amén.

Contenido adaptado de "Orando a través de su embarazo" de Sarah Coleman, con oración escrita por Rachel Dawson.

Una oración por la paz durante el embarazo

Esto es lo que dice el Señor: tu Redentor, que te formó en el útero: Yo soy el Señor, el Creador de todas las cosas, quien extiende los cielos, quien extiende la tierra por mí mismo (Isaías 44:24 NVI).

El padre ve al bebé en el útero. Él escucha los latidos de su corazón. Él le da forma a sus partes delicadas y la forma perfectamente. No hay necesidad de preocuparse por las deformidades o anormalidades. Sus manos moldean suavemente su hermosa vida, cuerpo y espíritu.

Dios, ves a mi bebé en mi vientre. Conoces cada detalle, cada músculo, cada hueso, cada parte de su hermoso cuerpo, mente, corazón y alma. No importa cómo se forme, ella es hermosa y es amada por ti. Concédeme paz durante este embarazo, para que te entregue toda preocupación o miedo. Puedo animarme, sabiendo que has vencido al mundo y nos has abierto un camino para estar cerca de ti en el cielo algún día y en la tierra aquí ahora. No importa lo que venga, mantente cerca, Jesús. Trae consuelo y paz, trae bendita seguridad. En tu nombre, amén.

Contenido adaptado de "Orando a través de su embarazo" de Sarah Coleman, con oración escrita por Rachel Dawson.

Maravillosamente complejo

Hace que todo el cuerpo encaje perfectamente. A medida que cada parte hace su propio trabajo especial, ayuda a las otras partes a crecer, de modo que todo el cuerpo está sano, creciendo y lleno de amor (Efesios 4:16 MSG).

Cada parte del cuerpo del bebé encaja perfectamente. Todas las partes intrincadas y complejas, creadas por Dios. Todo su cuerpo está sano, en crecimiento y lleno de amor. Me gusta especialmente que ella esté llena de amor. A medida que se forma su cuerpo, Dios dice que él también la está llenando de amor. Más que nada, quiero que mis hijos estén llenos de amor. No sé sobre ti, pero para mí es la parte más importante del crecimiento.

Contenido adaptado de "Orando a través de su embarazo" de Sarah Coleman, con oración escrita por Rachel Dawson.

Una oración por la sabiduría como padre

Enseñaré a todos sus hijos, y disfrutarán de una gran paz (Isaías 54:13 NTV).

Pero usted desea honestidad desde el útero, enseñándome sabiduría incluso allí (Salmo 51: 6 NTV).

Dios es el maestro supremo. Nos enseña toda nuestra vida, comenzando en el útero. El padre enseña a los bebés sabiduría incluso allí. Aunque los humanos nacen con una naturaleza pecaminosa, Dios se adelanta enseñándoles a los niños sus caminos en el útero. Su bebé es sabio con la sabiduría del Señor en el momento en que sale. ¡Guauu! Y un producto derivado de aprender del Señor es una gran paz. El bebé es pacífico ¿Qué madre no quiere eso?

Dios, gracias por ser nuestro maestro. Gracias por transmitirnos tu sabiduría perfecta incluso desde nuestros primeros momentos. Nos estás equipando con el conocimiento que necesitamos y dándonos talentos y habilidades que podemos usar para construir tu reino y servirte. ¡No puedo esperar para ver cómo este bebé impactará este mundo para tu gloria, Señor! Amén.

Contenido adaptado de "Orando a través de su embarazo" de Sarah Coleman, con oración escrita por Rachel Dawson.

Lleno del Espíritu Santo

Al sonido del saludo de María, el niño de Elizabeth saltó dentro de ella, y Elizabeth se llenó del Espíritu Santo (Lucas 1:41 NTV).

Si Elizabeth estaba llena del Espíritu, su matriz también. No es de extrañar que John fuera tan poderoso, estaba empapado en el Espíritu antes de nacer. Así como el Espíritu bañó a John, su bebé está rodeado inmerso en la presencia de Dios. El Espíritu Santo ya la conoce íntimamente. ¡Qué asombroso!

Señor, porque te conozco y te amo, este bebé vendrá a conocerte y rezo para que también te amen. Cuando estés presente conmigo, mantente presente con mi bebé en mi útero. Cúbrela con tu amor y gracia. Consuélala y tráela paz. Fortalecerla y hacerla crecer. Crea en ella un corazón que anhele la cercanía contigo todos los días de su vida. En tu nombre oro, amén.

Contenido adaptado de "Orando a través de su embarazo" de Sarah Coleman, con oración escrita por Rachel Dawson.

Una oración por la protección del embarazo

Aquellos que viven en el refugio del Altísimo encontrarán descanso a la sombra del Todopoderoso. Esto lo declaro sobre el Señor: solo él es mi refugio, mi lugar de seguridad; Él es mi Dios, y confío en él. Porque él te rescatará de cada trampa y te protegerá de enfermedades mortales. Él te cubrirá con sus plumas. Él te protegerá con sus alas. Sus fieles promesas son su armadura y protección (Salmo 91: 1-4 NTV).

Por último, el bebé está protegido en las alas y plumas del Señor. El bebé está acunado en suaves y hermosas plumas de protección. El útero es un lugar seguro, un capullo de protección. Protegido de toda enfermedad mortal. A salvo de daños. ¡No es de extrañar que algunos bebés nunca quieran irse (bueno, al menos mis bebés)! El útero es el lugar ideal para que el bebé florezca. Creciendo en estatura, y creciendo en espíritu, desde el momento de la concepción.

Señor Jesús, gracias por tu protección sobre mi vida y la vida de mi bebé. Gracias por mantenerla a salvo en mi cuerpo y en tu amor. Gracias por fortalecerla, mantenerla sana y prepararla para los planes que ha establecido antes que ella. Mientras dure este embarazo, oro para que hagas el trabajo poderoso y maravilloso que solo tú puedes hacer, creando vida y llevando belleza al mundo a través de tus creaciones. Te damos toda la gloria, honor y alabanza por esta vida, Jesús. Amén.

Contenido adaptado de "Orando a través de su embarazo" de Sarah Coleman, con oración escrita por Rachel Dawson.

SIGUIENTE: 10 oraciones para un matrimonio más fuerte

Destacados

  • 5 hermosas lecciones para padres que sufren de depresión
  • 10 camarillas que existen en cada iglesia


Artículos De Interés