Una oración por los recién divorciados

Los días están plagados de cambios para los recién divorciados. Las tradiciones unidas están siendo separadas, algunas de ellas simplemente perdidas. La sensación de unión comenzará a desvanecerse en el fondo. ¿Cómo atravesamos estos tiempos y las montañas de reajuste que nunca pensamos que tendríamos que escalar? La oración tiene el poder de mover el corazón de Dios. El Salmo 34:10 nos asegura que "Él siempre está escuchando". En los nuevos momentos de divorcio, recemos a nuestro Sanador por alivio.

Padre,

Alabado sea tu fidelidad. A menudo no podemos seguir comprometidos con los ideales de nuestros corazones en esta tierra, pero Tú puedes defender la justicia y la rectitud a lo largo del tiempo. Nuestras mentes cambian y cambian, pero tú permaneces constante. Lo que no entendemos, ya lo sabes. El camino que tememos, ya lo has allanado. En la lucha por reorganizar nuestras vidas después del divorcio, ves claramente el propósito de todo nuestro dolor.

En lugar de esperar a que salgamos al otro lado de este dolor, sabemos que quienes han entregado sus corazones a Jesús nunca están solos. Ya sea que estemos sufriendo dolor físico, soportando la tortura de la angustia o viviendo en el triste desastre que hemos creado, Tú permaneces.

Gracias, padre, por las alegrías del día de nuestra boda, y la esperanza que nos aferramos tanto como el tiempo comenzó a pasar. Agradecidos miramos otro día, pero con la inquietante y silenciosa pregunta por qué el matrimonio fracasó.

El tiempo pasa rápido y estamos agradecidos, incluso por estos minutos rotos. Eres capaz de hacer milagros con horas fracturadas, y te alabamos por asegurarnos que tu propósito divino para nuestras vidas no se ha perdido en lo que vemos como un final catastrófico para toda esperanza de que nuestras vidas puedan ser utilizadas para el bien.

Dios, eres bueno. El cielo canta la esperanza que surge de la tragedia y la pérdida. Cuando seguimos a Jesús, nunca sufrimos en vano. ¡Aleluya! Habrá vida de nuevo. Gracias Jesús por la esperanza.

Perdónanos por nuestra parte en este divorcio. Cuando dos personas se unen, sus imperfecciones se encuentran; porque nadie puede presumir de perfección en esta tierra. Ya sea que tengamos el error que hizo que nuestro matrimonio se desviara del rumbo, o aún no entendemos por qué hemos sido abandonados, hoy le pedimos Su perdón. Por los errores vistos e invisibles, las fortalezas individuales del pecado, la batalla por el amor que se ha perdido, le pedimos su perdón divino y omnisciente.

Condenar nuestros corazones y cambiarnos de adentro hacia afuera como resultado de este divorcio. Escucha nuestra confesión y perdona nuestra desobediencia al terminar lo que te uniste para siempre. Ayúdanos a perdonarnos, ya que el matrimonio nunca es una garantía. Aunque algunos están listos para etiquetar nuestro error, nuestra tragedia, nuestra desgracia ... Tú no. La vergüenza y la culpa no brotan de ti. Ayúdanos a discernir las voces de quienes se acercan para ayudarnos y a escuchar la tuya por encima de todas las demás, incluida la nuestra.

Bendice y sana nuestros corazones, Padre. Moldearlos y hacerlos más como los de Jesús todos los días . Inspíranos con Tu Palabra y desvela Tu amor y tu carácter como nunca antes. Muéstranos qué hacer con la confusión de las promesas matrimoniales rotas. Enséñanos cómo se puede usar para bien. Podemos amar a alguien específicamente por el dolor que hemos sufrido y los errores que hemos cometido. Elimina el enfoque de cada día de nuestros propios corazones afligidos y ayúdanos a dar nuevos pasos cada día para alcanzar a otros que se acercan y nos respaldan en situaciones similares. A medida que nos acercamos, nuestros corazones sanarán.

Dios coloca a las personas a nuestro alrededor específicamente, pero a menudo las extrañamos porque estamos atentos a cómo nos pueden ayudar, escuchando consejos y enfocados en nuestro dolor. Cuando comenzamos a escuchar las historias que nos rodean, Dios nos recuerda, sana y restaura.

Se nos promete que este mundo será doloroso. Nadie camina por el pasillo el día de su boda con la posibilidad de divorciarse en el horizonte. Sin embargo, se ha convertido en parte de nuestro mundo roto.

En este lado del cielo sufriremos las consecuencias de nuestro pecado, pero también podemos sufrir de manera muy similar a Job. No hizo nada para merecer su inmenso sufrimiento, pero sus amigos seguían convencidos de lo contrario. El divorcio tiene una forma de atraer opiniones, cuando todo lo que necesitamos es amor. Pruebe cada consejo y consuelo con la Palabra de Dios. Él es nuestro consolador y nuestro sanador. Gracias a Jesús, nuestro Salvador, somos perdonados ... incluso cuando es nuestra culpa. Ayúdanos, Padre, a perdonarnos, a apartarnos de nuestro pecado y a dar testimonio de Tu amor en nuestras vidas.

En el nombre de Jesus,

Amén.

Meg escribe sobre la vida cotidiana dentro del amor de Cristo en su blog, //sunnyand80.org. "Mamá" es el llamado más importante en su vida, además de alentar a otros a buscarlo primero ... auténticamente. Escritora, madre de baile, maestra sustituta, líder / profesora de adoración juvenil y líder de estudios bíblicos, a menudo se la puede encontrar teniendo una especie de aventura en el pequeño pueblo pequeño del lago donde reside con su esposo de diez años, dos hijas y su garabato dorado.


Este artículo es parte de nuestro recurso más grande de Oraciones destinado a inspirar y alentar su vida de oración cuando enfrenta tiempos inciertos. Visite nuestras oraciones más populares si se pregunta cómo orar o qué. Recuerde, el Espíritu Santo intercede por nosotros y Dios conoce su corazón incluso si no puede encontrar las palabras para orar.

Oración para sanar

Oración por la fuerza

Oración por Protección

Oraciones de la mañana

Buenas noches oraciones

¡Ahora está disponible nuestro nuevo devocional de oración diaria ! Una manera fácil de comenzar el día con oración; lea la oración de hoy e inscríbase para recibirla por correo electrónico.

Crédito de la foto: © Thinkstock / BC-Designs

Artículos De Interés